Inteligencia límite

¿Por qué?

Fundación Picarral es consciente de las dificultades que las personas con discapacidad o diversidad funcional. Esta población está sobrerrepresentada en las situaciones de vulnerabilidad y, aunque no todas las personas con discapacidad están en situación de exclusión social, sí que todas ellas parten de una situación de desventaja y desigualdad vinculada a su diversidad funcional.

Nuestra entidad trabaja en algunos de sus proyectos con el colectivo de personas con discapacidad intelectual ligera o inteligencia límite (IL en adelante). Estas personas se caracterizan por tener un Cociente Intelectual (CI) justo por debajo de lo que la OMS considera dentro de la normalidad y justo por encima de lo que considera retraso mental. Además, presentan desadaptación por lo menos en dos de las siguientes áreas: comunicación, autonomía, vida en casa, habilidades sociales e interpersonales, uso de los recursos comunitarios, autonomía, habilidades académicas, trabajo, ocio, salud y seguridad. En ausencia de apoyos, encuentran dificultades para enfrentarse a las exigencias del entorno y realizar actividades básicas de la vida diaria por lo que enfrentan una situación de vulnerabilidad y riesgo de pobreza mayor que otros sectores de la población. Y dichas dificultades persisten a pesar de contar con una cualificación profesional y/o un empleo.

El 80,50% de las personas con IL desean llevar una vida independiente y autónoma, mientras que el 60% de sus familiares considera que podrían llevarla si contasen con apoyo y ayuda personalizada (Frontera y Gómez, 2013). Una vez alcanzados ingresos para automantenerse, las propias personas con IL identifican la necesidad de contar con acompañamiento y ayuda para aprender a gestionar sus ingresos y dirigir su hogar, organizarse y realizar las gestiones cotidianas, etc… En definitiva, reducir la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran y los riesgos de exclusión que enfrentan. En consecuencia, parece oportuno implementar programas que tomen en consideración el deseo y la necesidad expresada por las personas con IL; que ofrezcan apoyos frente a las ABVD y, al mismo tiempo, que dicho apoyo sea cuidadoso y lejos de interferir en su interacción con el entorno, potencie su capacidad de autodeterminación y su participación en la comunidad.

¿Cuál es nuestro compromiso?

El Centro de Formación Laboral e Inserción Social SERPI desarrolla desde hace dos décadas una formación dirigida a la inserción social y laboral de jóvenes de entre 16 y 25 años con inteligencia límite o discapacidad intelectual ligera en situación de vulnerabilidad social. Es un centro especializado en formación adaptada a las características de jóvenes con inteligencia límite en el ámbito de la fabricación mecánica y manipulados industriales, si bien su oferta formativa es mayor. Desde 2010, 68 jóvenes con inteligencia límite o discapacidad intelectual ligera se han formado en sus aulas. La media de estudiantes anual está en torno a las 25 personas, mientras que la permanencia media se sitúa en los 3 años aproximadamente. SERPI ha alcanzado un alto nivel de inserción laboral, con 30 jóvenes insertos desde 2010, haciéndolo en casi el 90% de los casos de manera estable.

Como expresa la infografía y a pesar del elevado nivel de inserción laboral, SERPI parte de una visión global de la persona y pretende potenciar su empoderamiento, huyendo de la formación como acción aislada.

Buena parte de esa atención no estrictamente laboral se articula a través del Programa de acompañamiento a la vida autónoma, con el que SERPI se ha dotado para transcender los límites –temporales y físicos– de la intervención propia de un centro formativo convencional y con el que refuerza esa mirada integral a la persona y atención global.

El Programa de acompañamiento a la vida autónoma ofrece a las personas con IL que participan o han participado en SERPI una atención y servicio de apoyo que contribuye a construir y reforzar itinerarios individualizados de inserción para prevenir o mitigar los efectos de situaciones de vulnerabilidad relacionadas con la precariedad laboral y las barreras a la plena participación social. Su intervención posibilita una vida independiente de calidad que mitigue parte de las deficiencias de funcionamiento, pues provee acompañamiento cotidiano en todas las actividades básicas de la vida diaria a las personas con IL, sin importar si residen con sus familias o se encuentran emancipadas. Mediante esta intervención se busca dar satisfacción a las necesidades a partir de la autodeterminación de las propias personas participantes, al tiempo que se potencian sus capacidades y el ejercicio máximo de su autonomía.

La cualificación profesional y la inserción laboral son elementos facilitadores fundamentales para la participación en la comunidad de las personas con discapacidad intelectual, puesto que contribuye a que éstas puedan desarrollar una vida independiente. Sin embargo, no son garantía suficiente. Para ello es necesario desarrollar una labor de apoyo que no se realizará únicamente mediante la orientación y la derivación, sino mediante el desarrollo de apoyo a través de vínculos de cercanía, confianza y colaboración que tengan en cuenta las potencialidades y aspiraciones personales. Desde ahí se les acompañará en la construcción de itinerarios personales de inserción. Esta es la labor a desarrollar por el Programa de acompañamiento a la vida autónoma.

Las acciones de apoyo personal, seguimiento e intermediación social a desarrollar incluyen acompañamiento en los procesos propios de una vida autónoma e independiente, facilitación del acceso y la incorporación a dispositivos de distintos sectores (gestiones burocráticas y administrativas relacionados con salud, empleo, educación, ocio y tiempo libre…), refuerzo de habilidades sociales y competencias básicas…; establecimiento de metas y logros personales; valoración de los objetivos; información y búsqueda de nuevos recursos formativos; trabajo de habilidades sociales y comunicativas; formación sobre cuestiones laborales (nóminas, contratos laborales, convenios colectivos, derechos laborales…); acompañamiento y orientación para el cumplimiento satisfactorio de las responsabilidades laborales; labores de intermediación laboral; asesoramiento a empleadores para la adaptación de puesto de trabajo…

Noticias sobre este proyecto:

Localización

Camino de los Molinos 12.
50015 Zaragoza

Tel. 976 527 340
Fax. 976 528 135

Patrocinadores

Colaboradores

Otros colaboradores

Redes